sábado, 13 de septiembre de 2008

Acerca de la posmodernidad II

Una crítica posmoderna se hace gracias a la opinión que cada uno tiene.
Política y económicamente, uno puede ser posmoderno por estar en el punto final de la historia ideológica de la humanidad y en la universalización de la democracia liberal occidental como la forma final de gobierno humano, en el que ya no existe la lucha ideológica, sino tan sólo cálculos económicos, los problemas técnicos, las preocupaciones por el ambiente y la satisfacción de las demandas de los consumidores.
Por lo tanto, política y económicamente, podríamos decir, que, somos un país o hablando generalmente, un mundo consumista e individualista; ya que sólo nos importamos en nosotros mismos y en nuestro bienestar; aunque se lucha por otras cosas, como ya he dicho, por el ambiente. Ahora las ideas, no se defienden, ni se muestran, ya que a nadie le interesa.
Estéticamente, hoy en día la mujer tiene la tendencia a vestirse o a verse a la “moda”. La moda es un determinado período que se establece y que hace que la gente consuma para verse “bien”. Siempre surgen cosas nuevas, así que esta no se extinguirá. Podría decir que la moda es un síndrome consumista. Hay gente que no se deja influenciar, ya que cree que la moda es un gasto innecesario, y yo creo que lo es.
Históricamente, han habido muchos cambios que se relacionan con lo socio-cultural debido a la aparición del consumo; la interconexión de un continente al otro; el surgimiento de grupos sociales como los adolescentes y los jóvenes, quienes han tomado gran control en la sociedad; las sexualidades alternativas como la homosexualidad y el lesbianismo; las familias modernas, que son aquellas que ofrecen más libertad a sus hijos; lucha de clases sociales, digamos para poder progresar económica y socialmente.
Éticamente, muchos valores se han perdido a lo largo de la posmodernidad como la solidaridad y la valorización.
Yo creo que aunque no se quisiera, todos tenemos algo posmoderno, principalmente a la hora de consumir y juzgar. Uno consume y no piensa en haber gastado mucho, pero a veces ese gasto se hace cada vez más grande y deriva en problemas.
Todos juzgamos, está mal, es un rasgo grotesco del posmoderno, pero ya lo hemos introducido y costará sacarlo de nosotros.

Florencia Ramos
2º 4º TM Cs Naturales

1 comentario:

florencia dijo...

bueno, quiero hacer una autocrítica, es decir, yo fuí la creadora de esta producción y quiero hacerle una observación. yo creo que todos con el tiempo vamos adquieriendo más conocimientos y es ahora que me dí cuenta de algo importante que relaté, me refiero a lo de las "sexualidades alternativas", ya no existen porque es algo normal, común y corriente y me parece perfecto, porque me identifico.
hay gente que se deja llevar por lo que el otro opina, pero acá solamente cuenta la opinión de uno mismo, por eso muchas veces uno se siente mal, pero hay que hacer a un lado el prejucio de otros para poder vivr en paz.
estoy en apoyo de todos los que tienen elecciones diferentes, ya que somos todos iguales.