martes, 4 de noviembre de 2008

Etica en la posmodernidad III

Un comentario sobre el texto de Tomás Abraham

Con el surgimiento de la posmodernidad al concepto de ética hay que sumarle otros dos conceptos: individualismo y consumo.
En la base de la ética posmoderna hay una crisis de autoridad que involucra a las instituciones tradicionales como ser la familia, la escuela y la iglesia. Esta crisis se manifiesta mediante diferentes maneras como por ejemplo la adoración a los jóvenes, el dinero como símbolo de felicidad, una economía donde “ser” es consumir y una identidad que se rige por las adquisiciones del mercado y no por las ideologías. Ser alguien depende de aparecer en una pantalla o tener un espacio en la web.
Obviamente que todo esto está ayudado por el individualismo y la pérdida de la idea de caridad por la que transitamos.
Al hablar de posmodernidad no podemos dejar de lado a los medios masivos de comunicación. Estos medios vienen de alguna manera a reemplazar a las interpretaciones de la iglesia y de la ética por una información puntual y directa. Son estos mismos medios los que muestran los modelos a seguir, los que promueven el consumo y los que nos hacen llegar la supuesta realidad.
El filósofo Tomas Abraham en su texto “La cultura del esfuerzo” hace referencia a estos temas basándose en una entrevista que le realizaron alumnos y profesores de un colegio secundario sobre el tema de la violencia.
Es claro que el autor se da cuenta de la crisis de autoridad antes mencionada, cuando expresa que los adolescentes están a “la intemperie” y que “los adultos han diagramado una estafa educativa en nombre de la solidaridad, de la justicia y de otras banderas civilizatorias que han convertido en trapos”.
El autor afirma que no se los prepara a los jóvenes para el mundo donde han de vivir y que las generaciones mayores se encargaron de inculcarles a los adolescentes la idea de que “estudiar no sirve porque los títulos ya no garantizan un buen nivel de vida”.
Los medios de comunicación, especialmente la televisión, también se encargan de difundir la idea de que estudiar no tiene sentido. Veamos algunos ejemplos: en el show conducido por Marcelo Tinelli, emitido por canal trece, observamos como una gran cantidad de mujeres obtienen fama y aparecen todo el tiempo en escena solamente por ser poseedoras de un cuerpo privilegiado, sin necesidad alguna de talento y sin necesidad alguna de estudios, solamente gracias a su imagen. Obviamente estas mujeres reciben salarios mucho mayores de los que puede recibir cualquier persona que haya realizado una carrera universitaria. Otro ejemplo podría ser el programa “Talento Argentino”, emitido por Telefe, donde de alguna manera se premia el talento pero un talento que está totalmente ajeno a los saberes de la escuela y donde queda demostrada la facilidad con la que se puede ser famoso de la noche a la mañana, imponiendo de esta manera entre los jóvenes la idea de que salir por televisión es garantía de un futuro asegurado. Lo mismo pasa con el programa “Gran Hermano”, donde personas “supuestamente” desconocidas de repente se vuelven el centro de atención por el solo hecho de aparecer en la pantalla chica.
Todo esto que hoy se festeja y todos estos personajes que calificamos de “vivos”, es lo mismo que décadas atrás era duramente criticado.
En otro pasaje del texto Abraham afirma que “vivimos en una sociedad resignada”, porque todos estamos de acuerdo en que no hay solución para ningún tipo de problema. Y esto es lo que muestran todo el tiempo los noticieros de la televisión argentina: accidentes, asesinatos, violaciones, robos, tráficos, decadencia en la educación, etc. Todo esta mal, pero nada tiene solución. Los periodistas conducen con cara y voz de preocupados, emitiendo juicios de valor hacia los victimarios de todos los casos, pero nada pasa de ahí, nunca una propuesta. Entonces, ¿Cómo se arreglan las cosas? Lo mismo pasa con las revistas que por no querer ser tremendistas mienten , o mejor dicho ocultan o deforman la realidad por medio de tapas espectaculares que muestran las mejores fotos de Nicolle Neumann y su hija recién nacida, mientras lo realmente importante queda en la mente sin llegar jamás al papel impreso.
Y así es la ética posmoderna: preocupada por la imagen, el consumo, lo superficial, lo individualista, lo inmediato y lo efímero. Porque así también es la sociedad posmoderna y así son los medios de comunicación.
Los jóvenes no nos damos cuenta de lo importante que es la educación, y sobre todo la educación pública con el compromiso que esta conlleva y los adultos solo se preocupan por decir dos frases tan trilladas como “los jóvenes están arruinados” y “los medios de comunicación son un desastre”, en vez de preocuparse o mejor dicho de ocuparse de que las cosas cambien. Porque las crisis no son una situación de hecho, porque los jóvenes podemos cambiar y porque los medios son un muy buen soporte educativo si se utilizan como corresponde.
Entonces, como dijo Abraham: “hagamos nuestra tarea”.

Natalia Parada
2º 7º TT Comunicación Arte y Diseño

3 comentarios:

Romina dijo...

Hola! soy la hermana de Natalia Parada y estoy estudiando Ciencias de la comunicación en la UBA. Leí el texto de Abraham por medio de mi hermana y me resultó interesante para realizar un trabajo práctico para la facultad. Lo que necesitaría es si me puede facilitar la fecha en que fue publicado en Perfil porque no lo pude encontrar.
Desde ya felicitaciones por el blog y por las actividades que realizan sus alumnos que los incentivan a pensar y a sacar conclusiones propias acerca de muchos hechos con los que conviven pero a los que no les prestan demasiada atención.
Un saludo.
Romina Parada.

Marcelo T dijo...

Hola; gracias por tus comentarios. El texto de Tomás Abraham es del 20/9/08. Te paso el link de la nota:

http://www.perfil.com/contenidos/2008/09/20/noticia_0012.html

Saludos
Marcelo

Anónimo dijo...

Primero que nada, hola...
Segundo, yo estoy de acuerdo en que la juventud de ahora tiene un pensamiento individualista que logra que solamente se piense en uno mismo y en verse bien para creerse mejor que otro. Pero no estoy de acuerdo cuando dicen que los adultos de otras generaciones le dicen a los jovenes que "estudiar ya no sirve, y que con los títulos no se llega a nada", debido a que ésto es una idea muy generalizada y además, no todos piensan igual, muchas de las personas de generaciones anteriores le indican a los jovenes que deben estudiar porque sino no lograrán triunfar en la vida, la posibilidad de salvar su futuro laboral con tan solo exibirse en la televisión es escasa... y tomando un ejemplo de los dados, los participantes de "gran hermano" u otros programas de caracteristicas similares no siempre logran arreglar su vida sin haber tenido estudios, y muchas veces lo único que logran es terminar de estropearselas porque luego de eso no consiguen un trabajo estable por la sobre-exposición en los medios.
En otro tema discutido, "los medios", yo creo que opinamos igual cuando dices que ellos muestran lo que quieren provocar, ya que ese es el negocio de los noticieros, intentar sorprender con los hechos para "atrapar" mas a la gente.
Estoy de acuerdo tambien cuando cuentas que la juventud de hoy por lo general no tiene interes en el estudio, porque por cierto es verdad, actualmente solo se piensa en vivir el dia a dia sin pensar en las consecuencias.
Pero nadie hace nada para que toda esta situación pueda cambiar, de todos modos, ésto es algo que tenemos que hacerlo entre todos, y llevará varios años lograr recuperar el interés de los adolecentes por los valores sociales y situación de un futuro.
----------------------------------------

El blog me pareció una muy buena idea, porq así podemos saber como opina cada uno sobre un tema (algunos tienen otro cerebro que piensan por ellos ¬¬ ), pero mas que nada me gusta porque es otra manera de saber como es una persona, por su forma de expresarse e interpretar.

Díaz Gabriel // 2º 7º
Comuncación Arte y Diseño//T.T.